Feed on
Entradas
Comentarios

Bajo la mirada del Dragón del Agua

  • Sharebar

Este año 2012 nos visita el Dragón del Agua. La última vez que nos visitó fue en 1952 y no volveremos a encontrarnos hasta 2072 (el calendario chino recorre un ciclo completo cada 60 años: 12 signos por 5 elementos). Como además acabamos de entrar en el mes del Dragón, he aprovechado para invocar su presencia. Calculo que será la única vez que nos encontraremos (en vida, al menos), así que no podía perder la ocasión para pasar un ratillo charlando con él.

Me interesa leer y pensar en algunas cosas bajo la mirada del Dragón de Agua, que nos visita cada dos generaciones. Algunas de las cosas que tenemos que arreglar nos llevarán ese tiempo… En su última visita, en 1952, se creaba Ekin, de la que pocos años más tarde se escindió ETA. Nos visita ahora, en este tiempo de esperanza, espero que cuendo vuelva las heridas abiertas hayan ido cerrando, porque hemos sabido curarlas.

También reconstruir el modelo económico y social, convertir a Euskadi en una referencia en la economía del conocimiento, recuperar un sistema de valores más sano… son tareas que requieren plazos amplios. Ya sabéis que yo ardo rápido, el Dragón de Agua se ha sonreído cuando le he contado mi impaciencia.

Después me ha recomendado que lea despacio el informe que acaba de escribir este mes el premio nobel de economía Michael Spence “The Evolving Structure of the American Economy and the Employment Challenge“. Estudia con profundidad el dilema de la economía americana: la competencia global de los mercados ha generado productos más económicos, pero para ello ha desplazado el empleo a otros países ¿de que te sirve que los productos sean más baratos si la sociedad se deshace por el desempleo?

Este joven es listo, y llega a varias conclusiones que confirman lo que voy leyendo aquí y allí:

  • el capitalismo global no sabe resolver un problema, que es el de la desigualdad de las rentas. Crea mucha riqueza (en eso el sistema ha sido imbatible, al menos hasta ahora), pero la distribuye de forma desigual. El sistema de valores que rodean a la lógica del sistema acaban pudriendo a las sociedades que, siendo más ricas, son más insolidarias e individualistas.
  • así que Spence es moderadamente optimista en que el sistema encontrará la senda del crecimiento, pero no en que resuelva el problema del desempleo.Y eso pondrá nerviosos a los políticos, que activarán las políticas proteccionistas, y entonces el sistema empeorará: porque creará menos riqueza, y la seguirá distribuyendo igual de mal…

¿Qué vías de solución propone Spence? Básicamente dos: invertir en infraestructuras del conocimiento orientadas a crear actividad económica, y abrir un amplio debate público-privado, implicar a toda la sociedad para que trabajemos juntos en la solución de este endiablado problema.

  • Investing in hard and soft infrastructure with an explicit focus on employment is almost surely the right way to get started. But it isn’t possible to know in advance how effective this will be in expanding employment options. Experimenting is only the way to solutions.
  • These structural issues deserve attention and debate sooner rather than later. A broad discussion involving policymakers, business, labor, universities and research institutes, and concerned social organizations is needed, in part because the knowledge required to create and evaluate possible responses is highly decentralized.

El Dragón me ha guiñado su ojo rasgado, y me ha dicho al oído, con su aliento de fuego: “Sigue trabajando, cada día, todos los días, sin desmayar. Dentro de 60 años, volveré para ver los frutos de tus proyectos, y les preguntaré a tus hijos: ellos me lo contarán. Y no te impacientes: las inversiones que tenéis que hacer, y los consensos que tenéis que lograr, no se construirán en un año, ni en dos, ni serán obra de una sola persona”.

Después ha alzado el vuelo y se ha perdido en el cielo azul (el Dragón del Agua tiene ese mismo color). Cuando vuelva, yo ya no estaré. Tendré que dejar a mis hijos su regalo para que se lo devuelvan, el regalo de mirada del Dragón del Agua.

A propósito ¿sabéis qué representa en el horoscopo chino? El dragón de agua es el símbolo del Cambio…

Dragon_calligraphy

delicious | digg | reddit | facebook | technorati | stumbleupon | savetheurl

6 comentarios en “Bajo la mirada del Dragón del Agua”

  1. María says:

    Gracias Guiller, …por dejar la esperanza. Intentaré leer a Michael Spence. También intentaré obrar con la mirada puesta en el horizonte para que mis hijos, con la cabeza bien alta, le cuenten al Dragón de agua que esos frutos los ofrecen los árboles que sembraron sus padres. Ojala (inshallah) germinen muchas semillas.
    Os recomiendo viejas lecturas: Albert Jacquard, genetista, economista y hombre de bien, escribió varios ensayos muy recomendables “J’accuse l’économie triomphante” 1995 y “l’ecuation du nénuphar” 1998. Cualquiera diría que son antiguos… Pues nos cuentan exactamente lo que está ocurriendo aqui y ahora.
    Salud

  2. Alf says:

    Cómo sois. Me prometía unas vacaciones de Semana Santa tranquilas, y ahora váis y me proponéis lecturas interesantes :)

    Guiller ha hecho una buena síntesis – espero que no te moleste si reinterpreto algunas partes:

    (i), el sistema capitalista alínea incentivos con recursos – una razón de su éxito -, pero no aborda el bienestar social más allá de la riqueza total ganada;

    (ii), el empleo se aborda esencialmente como oferta vs demanda, y el precio de reserva que uno asigna a su ocio determina el umbral mínimo para el salario … hasta que llegamos a la globalización, y el empleo se desplaza a lugares con un coste (laboral, social, medioambiental, …) inferior;

    (iii), y, una de dos,
    (iii a) bien “convergemos” a una economía global, en la que los costes sean similares globalmente – lo que llevaría su tiempo, y no estaría exento de problemas: ya que esencialmente sería una “subasta de empleo” al coste más bajo,
    (iii b) o bien tenemos dos zonas: la de “crecimiento”, con abundancia de empleo, y “la del agujero”, con acceso a los bienes, pero con problemas de desempleo sin resolver – lo que hace un agujero en la sociedad del bienestar;

    Al modelo capitalista no le gusta el proteccionismo como un intento de solución. Introduce una asimetría, ie, un coste extra, lo que desincentiva la eficiencia, y sigue sin abordar el bienestar social. Pero es un argumento que suena un pelín forzado en este contexto, ya que el modelo capitalista no aborda el bienestar social más allá del total de riqueza generada, sin entrar en la distribución. Tal vez sirva mejor para “proteger” temporalmente una industria, mientras se moderniza, que para avanzar hacia un modelo sostenible.

    Me da miedo que alguien piense en la “economía del conocimiento” como solución: “unos tienen la propiedad intelectual (diseño, tecnología, …), y otros la infraestructura para fabricar y distribuir”. La gran pega de ese planteamiento es que faltan dos palabras: “… de momento”. ¿Cuánto tiempo necesitará quien tiene la fabricación y la logística para llegar al punto en que pueda desarrollar y competir con su propia propiedad intelectual?

    Lo mires por donde lo mires, el problema tiene tela. El señor Spence llama al debate y al esfuerzo. Es necesario, pero no sé si es suficiente. El capitalismo se basa en alinear incentivos y recursos, y los incentivos que mejor funcionan son los tangibles. Si queremos crear empleo, tal vez sea sensato empezar por dar facilidades a su creación, sea en crear propiedad intelectual, en manufactura, logística o financiación.

    ¿Reforma laboral? Esa mejor la dejamos para otro día.

  3. Holden says:

    Saludos.
    Yo no soy un economista ni nada parecido(estudios superiores) pero quisiera comentar un par de cosas. Espero no desentonar ya que se aprecia un alto nivel en este blog.
    El sistema que existe en la actualidad no es un sistema capitalista ya que la mitad de los recursos los manejan entidades públicas estatales. Estamos en sistemas socialdemócratas.
    Lo bueno del sistema capitalista es que no pretende salvarnos de nada; y claro que contempla el tema de la distribución, mientras no le queramos poner adjetivos a ésta. Como el apellido “igualitaria”. Aquí es dónde yo no entiendo por qué la distribución de las riquezas creadas en los mercados han de ser igualitarias. Y como no veo un problema no me afano en buscar una solución.
    PD: Bonito pictograma.

  4. juanmari2 says:

    Qué despistados estamos. Queremos cambiar, ….sin cambiar mucho, y sobre todo lo más próximo a cada cual.
    No sabía lo del DRAGÓN DE AGUA, pero me sugiere:
    - Los dragones utilizan el fuego, o sea ese elemento de la naturaleza que impulsa a actuar, cambiar.
    - El agua, el elemento que se adapta, se adecúa a las formas, que cuida lo relacional.
    O sea, adaptándonos tenemos que cambiar, YA, en su año.
    Preparémosnos para hacer los cambios ahora. Los nietos lo agradecerán.

  5. guiller says:

    María, muchas gracias por la compañía, y por las pistas que me dejas a Albert Jacquard, ya te contaré cuando lo lea.

    Alfredo, no basta con ir en esa dirección, tenemos que correr mucho más rápido en la economía del conocimiento, tienes muchísima razón.

    Holden, me temo que somos los que tenemos estudios los que estamos llevando esta sociedad a un callejón sin salida, así que mucha falta nos hacen comentarios como los tuyos, muchas gracias. Si el afán de lucro es el único motor, la sociedad se nos rompe, me parece a mí, o es lo que ha venido pasando hasta ahora. Claro que algunos dicen que el problema no es el sistema, sino las personas que lo habitamos…

    Juanmari, sí que andamos despistados y nos gusta jugar al juego del gatopardo…. Bastaría con que cambiásemos un poco cada persona para que esto mejorase mucho, tienes razón. Abrazo.